lunes, abril 23, 2007

Máximas de las carteras femeninas (primera parte)


1-Cuanto más grande la cartera, mayor será la cantidad de cosas imprescindibles que debés llevar irremediablemente en ella.

Ejemplo:
a) Cartera chica, muy chica, de ir a un casamiento: atado de puchos, documento (por si después vas a otro lado), un billete de 20 pesos adentro del forro del documento, carnet de conducir en ídem lugar, llaves.

b) Cartera simplemente chica: atado de puchos, documento, carnet de conducir, un monedero con algunas monedas y la tarjeta del cajero, llaves, un delineador al que se le sale la tapa, teléfono celular, lapicera.

c) Cartera mediana: atado de puchos, encendedor, documento, un monedero con algunas monedas, billetera completa*, llaves, un delineador al que se le sale la tapa, teléfono celular, 3 lapiceras, lápiz, manteca de cacao, un block dobladísimo, un reproductor de mp3, un tampón guardado en el bolsillo interno, junto a tarjetas personales de gente que ni te acordás quién era, dos paquetes de beldent a medio terminar.

d) Cartera grande: atado de puchos, documento, un monedero con algunas monedas, otras monedas sueltas, billetera completa*, llaves, un delineador al que se le sale la tapa, teléfono celular, 3 lapiceras, lápiz, manteca de cacao, un block dobladísimo, un reproductor de mp3, dos tampones y una toallita guardados en el bolsillo interno junto a tarjetas personales de gente que ni te acordás quién era, el grabador periodístico del laburo, un artículo recortado del diario, una lista de compras que ya hiciste, un agenda llena de papeles sueltos, un cepillo de dientes, dentífrico, un perfume chiquito, cinco encendedores (jamás compraste un encendedor), un par de medias, el libro que estás leyendo, miles de paquetes de beldent a medio terminar, envolotorios de caramelos y de golosinas que no querías tirar a la calle pero no encontraste tacho a mano.

e) Bolso: atado de puchos, documento, un monedero con algunas monedas, billetera completa*, llaves, un delineador al que se le sale la tapa, teléfono celular, 3 lapiceras, lápiz, manteca de cacao, un block dobladísimo, un reproductor de mp3, dos tampones y una toallita guardados en el bolsillo interno junto a tarjetas personales de gente que ni te acordás quién era, el grabador periodístico del laburo, un artículo recortado del diario, una lista de compras que ya hiciste, un agenda llena de papeles sueltos, un cepillo de dientes, dentífrico, un perfume chiquito, un cepillo de pelo, cinco encendedores (recordemos que jamás compraste un encendedor), un par de medias, el libro que estás leyendo, un estuche de CDs, una bolsa arrugada con una remera que querés pasar a cambiar, millones de envoltorios de caramelos, chicles y otras yerbas.

*Billetera completa: tarjeta del cajero, de crédito, de blockbuster, de la obra social, de vip para algún boliche (vencida), del seguro de vida que te dan en el trabajo, de la afjp, de descuento en algún negocio (vencida), carnet de conducir, 14 fotos carnet de amigos y tuyas de hace diez años, una moneda de otro país, un boleto capicúa, 800 recibos de pago con débito, un teléfono garabateado sin nombre, algún billete de dos pesos, 21 tickets del supermercado. Peso: 500 gramos.

En la próxima entrega: carteras abandonadas por un tiempo.

12 comentarios:

Milagros Mejía P. dijo...

¿Usted me conoce?

Yo vivo en Perú. Pero ¿Usted me conoce? o ¿Conoce a algunos de mis amigos o amigas?

Su descripción me ha dejado un poco intrigada.

Mila

Lolo Lontananzo dijo...

Jajajaja!
Es admirable, realmente, la capacidad para guardar cachivaches en las carteras.
¿Hacen algún tipo de mantenimiento carteril?

Igual yo veo que en carteras DIMINUTAS meten lo que vos pones en carteras medianas... es como poner 20 payasos adentro de un fitito. Inexplicable.

**mUmIx** dijo...

Jajajaa!!

Y de ahí se deriva la paradoja de las carteras:

"Ninguna cartera es lo bastante chiquita como para que sea fácil encotrar algo dentro de ella.
Ninguna cartera es lo bastante grande como para que quepa todo lo que queres meter dentro de ella".

El Murphy femenino en acción!!!

Warren Spinoza y Justo dijo...

Nunca metí la mano en la cartera de una mujer. Lo juro.
La mayoría de ellas no lo permiten, y siempre tuve desconfianza de las que me invitaron a hacerlo. Temo sufrir la mordida de una piraña, o reventar con mis dedos un sachetcito de mayonesa recuerdo de Mc Donals. Mejor es acercar esa caja de pandora a su dueña.
Esta fobia, sin embargo, se está curando. Y todo gracias a que hace más de un mes cambié la mochila por un morral fashion que me regalaron. Y aprendo, diariamente (con el permiso de Boggi) a guiar mi mano hacia el objeto de búsqueda.

LARITEN dijo...

Mila: Juro que no la conozco. Es más, estamos bastante lejos. Pero evidentemente hay tantas cosas que son universales... por suerte no es sólo lo malo, también lo gracioso!

Lolo: Por supuesto que se hace mentenimiento carteril. Digamos cada tres o cuatro meses. Será motivo de una nueva entrega de esta temática.

Mumix: Es cierto! Nunca encontraremos una donde entre además la muda de ropa, o una tan chica en la que apenas meter la mano encontremos las llaves cuando estamos a punto de hacernos pis en la puerta de casa.

Warren: El mito es cierto. Los hombres temen a las carteras. Miles de veces en que algún amigo me pidió algo y le dije "agarralo, está ahí adentro de la cartera" me contestaron con cara de horror "Ni loco" a la vez que me me la alcanzaban. Pero usted, gracias a su morral fashion, seguramente podrá curarse de la fobia. Gracias por la visita!

Pumplafiz! dijo...

AAAAAAAAAYYYYYY me hiciste dar mucha ternura porque me acordé de mi mamá!!!
A mi no me pasa mucho porque como soy una enfermita, trato de combinar la cartera y el resto del atuendo, entonces siempre saco de una en otra y no acumulo. Pero mi vieja usaba unos carterones gigantes, tenía, ponéle, una marrón, una negra y una de colores, para combinarlas y las tres estaban en estado de "bolso"!!! Había entradas de cine de 1974 ahí!!! Increíble...

Meru dijo...

Fua, leí el post y supe que Mumix había comentado.. :P

Por algún mágico motivo yo cambio las cosas de una cartera chiquita a la mediana y a la grande sin mirar qué hay, y después de un buen sacudón, todo se acomoda y cierra...

Si, soy rara...

promqueen dijo...

yo le escapo al tema cartera gde aunque la de la semana se asemeja a un bolso!
Infaltables: monedero, celular, carilinas, llaves, manteca de cacao. si hay lugar: peine y espejo.

Violeta Lapislazuli dijo...

Yo soy como Pumpla que va cambiando las cosas de cartera.
En mi cartera reemplazo los beldent por las mentitas, no me puede faltar un cuadernito y siempre tengo acumulados decenas de boletos de colectivo, todos arrugados.
¡Muy buen post!
Primera vez que paso y voy a volver!

LARITEN dijo...

Pumpla: qué suerte no acumular! Yo no puedo, si hay algo por lo que me encanta comprarme una cartera es porque ahí sí empiezo de cero.

Meru: Es verdad, el sacudón logra cosas increíbles, que desafían hasta la física.

Prom: Qué bueno que volviste! Las carteras grandes no suelen ser muy lindas, no no. Por eso las pobres medianas-chicas de semana parecen la de Mary Poppins.

Violeta: Leí algo del cuadernito en "La Máquina...". Muy bueno! Yo lo reemplazo por el block. Y si no llevo lapiceras, varias, me siento desnuda como si no tuviera mi Rolex (!)

Cronopio dijo...

Odio mi cartera, sólo sirve para pasear objetos que nunca utilizo.
Saludos!!

peanuts! dijo...

Odio las carteras. Las evito. Tengo una sola y porque me la regalaron, espantosamente violeta y en el fondo de mi placard.

Pero mi mochila siempre tiene un bueeen bolsillo...

Saludos..